Espana 20 Vidalista

Masaje disfunción eréctil

Masaje efectivo y auto-masaje de la pelvis y el hueso púbico, porque tiene un efecto beneficioso sobre el tono vascular en el área genital.
La disfunción eréctil de la génesis orgánica se acompaña de disfunción eréctil sistemática. Esta forma de la enfermedad comienza gradualmente y rara vez se acompaña de erecciones nocturnas espontáneas.
Agentes farmacológicos ampliamente utilizados que potencian y prolongan la erección. Los medicamentos de primera línea son inhibidores orales de la PDE del 5º tipo.

PDE 5 es una enzima contenida en el tejido cavernoso.

El bloqueo de su trabajo conduce a la relajación de los músculos lisos de los cuerpos cavernosos y la aparición de una erección en respuesta a la estimulación sexual.
Está comprobado que la base de las causas psicológicas de la disfunción eréctil son las enfermedades orgánicas.
También es posible la inyección de drogas inyectables directamente en el cuerpo cavernoso. Utiliza una aguja muy delgada, con la que el paciente puede realizar una inyección independiente de un vasodilatador seleccionado por el médico.

La inyección unilateral es suficiente para el agrandamiento bilateral del pene debido al flujo de sangre cruzada.

15 minutos después de eso, se produce una erección, que dura hasta dos horas.

El método tiene inconvenientes: inconvenientes de uso y efectos secundarios raros, como priapismo y fibrosis del pene (2%).
Otro método que aumenta el flujo de sangre al pene es la terapia de constrictor de vacío. Al mismo tiempo, el uso de un dispositivo de vacío mejora el flujo de sangre hacia los cuerpos cavernosos del pene, y el anillo constrictivo evita el flujo venoso.
Masaje efectivo y auto-masaje de la pelvis y el hueso púbico, porque tiene un efecto beneficioso sobre el tono vascular en el área genital.
También se recomienda el ejercicio regular, la disfunción eréctil se caracteriza por un estilo de vida sedentario y una estasis sanguínea crónica en el área pélvica, los ejercicios se prescriben para estimular y fortalecer los músculos que rodean el pene y el escroto.

El ejercicio más efectivo para fortalecer la erección son las sentadillas, se recomienda realizar 50-100 sentadillas por día.

Ayuda a normalizar la circulación sanguínea en la zona pélvica. Método no menos eficaz: la tensión y la relajación de los músculos del perineo. Dicho ejercicio es conveniente porque puede realizarse en cualquier posición un número arbitrario de veces.

Resultados positivos en la lucha contra la insuficiente erección y la marcha.
El debilitamiento o la ausencia de erecciones pueden ser una manifestación de hipertensión arterial, endarteritis obliterante, hiperlipidemia, aterosclerosis.
Si los métodos no invasivos han sido ineficaces, se indica la intervención quirúrgica:
endofaloprótesis: instalación de prótesis en los cuerpos cavernosos del pene;

Se realiza con lesiones del tejido cavernoso;

revascularización microquirúrgica del pene:

la creación de una anastomosis entre la arteria dorsal del pene y los vasos ilíacos;

Se realiza con formas vasculares de disfunción eréctil;

Métodos de cirugía venosa: espongiolisis, resección endovascular, embolización o ligadura de las venas, ligadura de las piernas del pene;

Utilizado en lesiones del mecanismo venooclusal.
Prevención.
Las medidas de prevención general de la disfunción eréctil incluyen:
organización racional de la rutina diaria, la alternancia óptima de trabajo y descanso, una buena noche de sueño;

nutrición equilibrada, dieta enriquecida con vitaminas y oligoelementos, aminoácidos esenciales y ácidos grasos poliinsaturados;

Actividad sexual regular sin abstinencia prolongada y excesos;

Dejar de fumar, abuso de alcohol, tomar alguna droga;

ejercicio regular, deportes, incluso al aire libre;

pérdida de peso con aumento de peso corporal; falta de situaciones estresantes prolongadas en el trabajo y en el hogar;

restricción de tomar medicamentos que pueden interrumpir una erección;

Prevención y tratamiento de enfermedades crónicas que conducen a disfunción eréctil.
Cada décimo hombre mayor de 21 años sufre un trastorno de erección, aproximadamente el 50% de los hombres mayores de 40 años experimentan diversas dificultades asociadas con la disfunción eréctil.